Nuevos propósitos año 2021

propositos 2021

¿Eres de los que al finalizar el año arrancan la última hoja del calendario con nostalgia o te identificas más con los que deslizan el año a golpe de tecla? Tanto si eres de los unos como de los otros, es muy probable que hayas realizado algún propósito de año nuevo: una ocasión que nos sirve a muchos como excusa para mejorar y crecer como personas o incluso para algunos, empezar de cero.

¿Sabes que la mayoría de gente coincide con sus propósitos?

En primer lugar, está el de pasar más tiempo con la familia y los amigos. Además de este, lo siguen los relacionados con la salud (comer mejor y/o perder peso, dejar de fumar, ponerse en forma, dejar de beber…), los financieros (ganar más dinero, ahorrar, saldar deudas…) y finalmente los de mejora personal (aprender algo nuevo, ayudar a los demás, ser más organizado…).

Además, a lo mejor te sorprende descubrir que no se trata de una tradición moderna. Desde la antigua Babilonia, hace cuatro mil años, en marzo se realizaba un festival que duraba once días y consistía en hacer promesas a los dioses para lograr su favor y sus bendiciones durante el siguiente año.En la época romana, tenemos referencias que en el año 153 a. C. se realizaban rituales en torno al culto del dios Jano, a quien debe su nombre el primer mes del año. Este dios se representa con dos caras: una de ellas mira hacia atrás (el pasado) y la otra mira hacia adelante (el futuro). No fue hasta el año 1582 que el Papa Gregorio XIII marcó el 1 de enero como el inicio del año nuevo; y, como sabemos, la costumbre se ha extendido hasta nuestros días.

Divisando los objetivos

Sin embargo, los nuevos inicios pueden darse de forma no oficialmente” estructurada en otros momentos del año: esos instantes donde no resuenan los alegres estallidos de las botellas de champán al descorchar y que permanecen solo festejados en nuestro interior. Quizá han empezado como una pequeña chispa; quizá con un gran estruendo. Eso solo lo sabes tú. Igual que solo tú sabes las ganas y el esfuerzo que vas a dedicar para conseguir ese objetivo.

Pero… ¿y si este año tu objetivo es un cambio de vida radical? Podría ser que las circunstancias de tu alrededor te estén empujando a este cambio por algún motivo. A lo mejor alguna causa externa te esté obligando a explorar nuevos caminos y a salir de lo que llaman zona de confort. O al revés: sientes que ha llegado el momento de hacer un giro de 180 º.

En mi caso, lo que desató ese clic hacia el cambio fue una cadena de bici. Me hallaba en un lugar bastante remoto de los Pirineos, donde estaba realizando un trabajo por mi cuenta como mecánico de bicis. En ese instante, me encontré, en mis manos llenas de grasa y aceite, una cadena que empecé a desmontar en eslabones. Eso, a su vez, desató varios pensamientos sobre el valor de los artesanos y el significado de los eslabones (si te interesa saber más, puedes leer mi publicación Reflexiones sobre la cadena de bicicleta). En ese preciso instante, sentí que se marcaba un antes y un después en mi vida.

A partir de ese momento, y de ese sueño que podía convertirse en mi forma de vida, le siguieron años de aprendizaje y formación. Esas primeras piezas con materiales reciclados se convirtieron en piezas artesanales con metales preciosos que ya había aprendido a fusionar. En ese momento, nace el Marc orfebre”: ya era capaz de realizar mis propias piezas de metales fusionados, que giraban en torno al mundo del ciclismo y los deportes outdoor. Cuatro años después, en 2020, nace esta web, donde puedo conectar con los que aman la bici tanto como yo.

joyería tiny marco
joyería bicicleta tiny marco

 

Entonces… ¿cómo cumplir los própositos de año nuevo?

Los expertos subrayan la importancia de fijarnos objetivos en nuestro día a día para mejorar nuestro bienestar emocional y desarrollo personal. Estos elementos incluso pueden beneficiarnos en otros aspectos de nuestra vida y optimizar nuestra salud mental y física. Si eres deportista, ya sabes de lo que te hablo. Esos mismos expertos concretan que es necesario seguir unos puntos concretos para llegar al éxito: encontrar desafíos realistas, plasmar en papel exactamente lo que te propones, compartirlo, tener paciencia y evaluar diariamente tus logros. ¡Y no te olvides de felicitarte por ellos!

Y añadiría otro punto: la voluntad. Al final, tú y yo sabemos que las ganas y la constancia, así como el trabajo diario y bien organizado, necesitan esa pizca de magia para lograr que el mecanismo funcione bien engrasado. Esas mariposas en el estómago que nos mueven a ir hacia adelante con nuestros propósitos, y que son las ganas que nutren el cuerpo para conseguir el reto cuando las fuerzas flaquean.

Este año nuevo también se presenta lleno de nuevos proyectos. Actualmente estoy trabajando con nuevos materiales que me motivan, y espero poder compartir muy pronto los resultados contigo. Nuevos objetivos y nuevos inicios. Rutas por descubrir con las ganas de seguir pedaleando hacia adelante para disfrutar del viaje y de los hallazgos que este nos pueda brindar.

Si me acompañas en este proyecto, verás de qué se trata… ¿te vienes conmigo?

 

Entra en mi mundo

¿Sabías que hay palabras que, por su nivel de especificidad, no tienen traducción en otras lenguas? Tiny Marco sí!

Algunas culturas dan tanta estima a un concepto o idea que se ven obligadas a crear un término específico para definirlas, ya que para ellos este significado tiene que ser preciso. No vale cualquier otro sinónimo para definirlo porque su valor reside en la exactitud del término. Un ejemplo de ello es la palabra hygge.

El hygge proviene de la lengua danesa y significa “un lugar o situación en la que te sientes cómodo, relajado y libre”. Describe momentos sin estrés, en los que realizamos pequeñas cosas que nos hacen felices.

Se puede disfrutar solo o en compañía, ya que es un concepto que también puede aplicarse a entornos de socialización: es decir, engloba a su vez el hecho de compartir momentos de disfrute con otras personas.

Mi momento hyggelig (sí, ¡también se puede usar como adjetivo!) es sin duda una situación que me creo a menudo cuando salgo en bici. Sé que en cualquier lugar y en cualquier momento se puede dar esa situación deseada; es más, la busco. Busco ese momento que me puede ayudar a dejar la mente en blanco o, simplemente, a disfrutar del placer de parar.

Momentos

¿Una pequeña fuente? Una invitación para rellenar el bidón con agua fresca y quedarme embelesado con el paisaje.

¿Un bar en mi ruta? Una parada consciente. Mientras me preparan el café, hojeo una revista sin demasiado interés para que, una vez tenga la taza delante de mí, me deleite observando como el humo y la espuma me llevan a abstraer mi mente una vez más.

¿Un ceda el paso? Me paro igualmente. Me embeleso con el paisaje y, tras unos instantes, me traslado a un pensamiento para motivarme a mí mismo en la próxima subida.

¿Te has fijado? Una fuente. Un café. Una parada.

Pequeñas cosas.

Son las que nos acompañan todos los días de forma inconsciente, aquellas pequeñas cosas sin las que no seríamos nosotros mismos. Y, a mí, estas cosas me acompañan de una manera especial 🙂

tiny marco blog
las pequeñas cosas

 

¿Me concedes dos minutos? Me gustaría presentarme.

Mi nombre es Marc. Soy artesano joyero y exciclista, siempre engranado en el mundo de la bicicleta.

A principios del 2020 nace la marca Tiny Marco, mi primer proyecto en solitario: una tienda especializada en joyería y relacionada con la bicicleta. Después de años de aprendizaje y un inicio con piezas de bicicleta recicladas, decidí dar un paso adelante y formarme como orfebre para realizar esas mismas piezas en metales preciosos.

Tiny Marco es un juego de palabras. Tiny significa diminuto en inglés; así que el nombre es la fusión de mi nombre y de lo que representan las diminutas joyas. Mis piezas representan mini-eslabones, mini-bicicletas… Todas ellas son mini-representaciones de nuestra realidad escogidas para que las puedas llevar contigo en forma de pendientes, colgantes, brazaletes… y para que también incluyas mis creaciones en las pequeñas cosas que forman tu día a día.

Esas diminutas joyas técnicamente requieren mucha cura, precisión con las manos y mucha paciencia durante todo el proceso de elaboración: la coordinación fina es crucial. Además, es muy difícil representar la realidad en pequeño a causa de la multiplicidad de detalles. Por ello, es necesario realizar un ejercicio de abstracción: es imprescindible fijarse solo en lo que realmente importa. En la esencia. En quitar lo superficial para llegar al alma del objeto.

Y por qué hasta aquí?

El descubrimiento de lo esencial es lo que me ha llevado a un estilo de vida del que, al final, mis joyas son también una fiel representación. Un estilo de vida austero que se basa en la sencillez, en disfrutar conscientemente del momento y de las pequeñas cosas. Vivir en medio de la naturaleza y ser consecuente con mis ideas. Ayudar, aprender y enseñar.

Esta Navidad será, sin duda, diferente. La situación actual nos obliga a hacer un alto en el camino, a hacer esa parada para retomar el aire y a seguir adelante. Podemos hacer un ceda o bien un stop: las circunstancias que nos hayan llevado a este punto del trayecto serán las mismas que nos guiarán a decidir qué necesitamos.

En mi vida, esa ocasión apareció. Tuve que replantearme mi trazado, repensarme a mí mismo y emprender. ¿Te gustaría conocerme un poco más? ¡Ven a mi mundo! Adentrate en Tiny Marco!

joyería bicicleta
!entra en mi mundo!

Reflexiones sobre la cadena de bicicleta

pulsera en muñeca

Tan pequeña pero tan grande

Un eslabón en una cadena de una bici parece un trocito muy pequeño y insignificante, ¿verdad? Y, en cambio, a pesar de su pequeñez, puede ser muy grande en su significado y función. Sólo tenemos que interpretarlo a nuestra manera.

Te voy a proponer un juego. ¿Te imaginas tu bici sin cadena? ¿Cómo lo harías para avanzar? A mí me vienen a la cabeza tres maneras.

La primera: remolcarla. ¡Aunque un poco lento y aparatoso! Caminar con los brazos a los lados haría que la fatiga llegase antes y recorreríamos poca distancia.

La segunda: solo hacer bajadas o pendientes con fuerte viento a favor. Una opción muy agradable con respecto al esfuerzo… pero, por contra, nos dejaríamos un lado de cada montaña que bajásemos y tampoco podríamos hacer frente al viento en contra.

Y la tercera: buscar permanentemente alguien que nos empuje. Esta es sin duda la variante más cómoda para verlo todo, pero también es la más egoísta: cargaríamos la responsabilidad de hacer nuestro esfuerzo para avanzar y hacer camino en los demás.

¿Te ha gustado este juego? Pues sigue leyendo: vamos allá con otro.

pulseras cadena de bicicleta

Ahora imagínate una pequeña criatura que acaba de nacer. Un bebé es como una pequeña bicicleta: tiene la cadena justa para rodar, casi como un monociclo. A medida que crece, esta bicicleta crece con él y, con ella, su cadena. Una cadena hecha de eslabones que se va alargando. Cuando más larga sea la cadena, más grande podrá ser la bici.

Pero no solo eso. Podemos dotar esa bici con platos y piñones, y eso nos ayudará en todos los terrenos que nos vayamos encontrando en nuestra vida. ¡Con esta dotación no va haber una subida que se nos resista, una bajada que no gocemos o un plano que no disfrutemos!

Tu eres un eslabón que forma parte de una cadena que hace mover tu bici. Y este eslabón se une a otros. Y estos otros eslabones son las personas con las que encuentras puntos de unión en tu vida.

Yo me siento afortunado: he encontrado a las personas, familia y amistades con las que he formado una cadena suficientemente larga. Y esta cadena me ha permitido poner unos platos y unos piñones poderosos: son los que me han ayudado a salir de las situaciones más dolorosas (las subidas) y disfrutar al máximo de los momentos agradables (las bajadas). Y así, ir construyendo una cadena cada día más larga, llena de vínculos enriquecedores.

        ¿La cadena ata o niega movimiento?

bici es sentir
bici es sentir y descubrir

Porque cuando hablamos de una cadena no siempre tiene un significado negativo. Aunque históricamente haya sido así, y en nuestra cabeza la

asociación más frecuente es a esclavos y a condenas, la palabra cadena tiene otros usos. Pero antes de contártelos… ¿sabías que la palabra eslabón proviene etimológicamente del latín de la palabra eslavo? Estos eran vendidos como esclavos y el término hace precisamente referencia a la relación entre cadena y esclavo.

Pues, como te decía, para mi una cadena también puede ser algo bonito, una unión entre personas que juntas hacen más fuerza. De hecho una cadena también significa un grupo de personas que se cogen de las manos, una sucesión de hechos o fenómenos relacionados entre sí o un lazo inmaterial que une a las personas. ¿Y no crees que la vida es eso mismo? Una cadena de sucesos y personas que se entrelazan juntando fuerzas para trasmitir la energía para llegar más lejos. Al mismo tiempo, tú puedes ser un eslabón en tu cadena y, a la vez, un eslabón en la de otra persona.

El mecanismo físico de la bici que se funde y confunde con tu engranaje vital; y avanzas, fluyes y creces. Eres tú, pedaleando para hacer avanzar tu bici. Y a la vez también eres tú mismo, luchando por tu vida y tus sueños.

Porque esta es la única cadena que te hace libre.

Café y bicicleta. ¿Por qué nos gusta tanto a los ciclistas?

cycling-coffee
Bayas de café

¿Por qué el café nos gusta tanto a los ciclistas?

¿Será por el placer de la parada durante o al final de las salidas? Esos momentos en los que las conversaciones y el café se saborean a partes iguales, los instantes en los que hacemos un merecido intervalo y compartimos experiencias.

¿O a lo mejor tu momento cafetero es ese que te aporta un instante de calma para hacer una pausa? Ese en el que sorbes lentamente tu café y te permites escuchar tu voz.

¿Será su sabor? ¿Sus propiedades beneficiosas? ¿Su ritualidad?

Sea cual sea la respuesta, que para mi son todas ellas, tienen un eje central en común: el café, como el ciclismo, nos une. Es una pasión que va más allá de ingerir una taza de esta bebida, así como el ciclismo es algo más que ir en bicicleta.

Cuando nos tomamos una taza de café, esos 70-180 mg de cafeína (en función del modo de preparación), activan una orden clara y directa para nuestro cuerpo: prepárate. Allá vamos.

café y bicicleta
plantaciones de café en Colombia

La aportación de esta substancia es la de hacernos conseguir que este proceso se desempeñe de la manera más eficaz posible, aumentando el rendimiento mental y motor. Hay estudios que demuestran que el café nos aporta nutrientes esenciales beneficiosos para el organismo, protege las arterias frente al deterioro gracias a sus antioxidantes, y mejora el estado de ánimo. ¡Y muchos beneficios más!

No es de extrañar, pues, que los ciclistas hayan visto en este pequeño fruto un valioso complemento para los esfuerzos a corto plazo y de gran intensidad. Ya mucho antes de que existieran los suplementos vitamínicos y minerales, el café es – y ha sido – el gran aliado para sobrellevar estos momentos puntuales de fatiga, como lo sigue siendo para miles de personas en todo el mundo.

 

Pero hagamos un alto en el camino.

Imagínate sentad@ en una terraza. Los rayos del sol en tu cara. Una brisa reconfortante. Entre tus manos, una taza de café humeante que te impregna la nariz de aromas tostados. Estas ahí, con tu grupo, al final de esa salida que te acaba de regalar maravillosos instantes de felicidad gracias a tu esfuerzo.

Ese café que antes de la salida veías casi como una necesidad, de repente se trasforma en otra cosa y la cafeína pasa a un segundo plano. Ahora te concentras en el sabor, la textura, los aromas. Actualmente, la variedad de propuestas es casi infinita. Nunca nos habíamos interesado tanto por la calidad y la procedencia del café.

Además, ese es uno de nuestros momentos preferidos para socializar. Un ritual en el que algunos han visto una oportunidad para crear espacios dedicados a ensalzar esta unión de dos mundos que, visto desde fuera, podrían parecer tan dispares.

pulsera plata grano de caféY esa es mi especialidad. Unir mundos dispares. Como el ciclismo y la joyería. Y hoy, 1 de octubre, Día Internacional del Café, os quiero presentar mi pequeño granito de arena. O mejor dicho, como en este caso: un grano de café.

 

El grano de café es una pieza que he creado para homenajear estos momentos cafeteros en el mundo del ciclismo. Una pieza que une todos esos significados que le queramos dar. Beneficios para la salud, momentos de encuentro, de reunión o de pausa. Ya sabes de lo que te hablo, seguro que tú también reconoces alguno de esos momentos en tu vida. A lo mejor ya tienes en mente a quién regalar esta pieza, o quizás tú mism@ eres un apasionado de la bicicleta; a lo mejor lo eres del café. O, por qué no, de los dos. Los dos te dan ese momento de bienestar y libertad. Y unidos, suman. ¿Has visto en mi web como las dos mitades se suman y forman un grano completo de café?

Como en la vida. La suma de las pequeñas cosas es la que nos da la felicidad, y si nos dan eso tan grande que es la felicidad, puede que tan pequeñas no sean. ¿Verdad?